Noticias NicaraguaNacionalesMonseñor Silvio Báez: “no tememos a quienes amenazan con cárcel, exilio o muerte”

Monseñor Silvio Báez: “no tememos a quienes amenazan con cárcel, exilio o muerte”

Durante su homilía, el religioso dijo no temer ante las persecuciones de quienes pretenden callar la voz de la iglesia.
Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua.
Captura de pantalla

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua durante la eucaristía de este domingo mostró su cercanía a monseñor Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la diócesis de Estelí, al igual que al sacerdote Harving Padilla, párroco de la iglesia San Juan Bautista en el departamento de Masaya, quienes sufren de fuerte asedio y persecución policial.

A la misa asistió doña Francisca Ramírez, una líder campesina que emplazó a Daniel Ortega por la aprobación de la consesión del canal interoceánico que se construiría en Nicaragua. Doña Fracisca llevó footgrafía de monseñor Rolando Álvarez y del sacerdote Harving Padilla.

Lea: Padre Harvy Padilla encara a policías apostados afuera de la Iglesia, quienes impiden ingreso de feligreses

Durante su homilía, el religioso dijo no temer ante las persecuciones de quienes pretenden callar la voz de la iglesia.

En el evangelio de San Mateo, Jesús nos anima diciendo: 'No tengan miedo a los que matan el cuerpo' (Mt 10,28). Por eso, no tememos a quienes amenazan con cárcel, exilio o muerte. Intentarán eliminar a pastores y profetas que les descubren su mentira y su maldad, pero no podrán contra su testimonio evangélico y el amor que el pueblo les tiene. San Oscar Arnulfo Romero lo dijo un día: “Si me matan resucitaré en el pueblo salvadoreño”. La verdad del Evangelio no sólo vive en las palabras de los pastores, sino también en el corazón del pueblo”, manifestó monseñor Silvio Báez, quien se encuentra en un exilio forzado en Miami, en Estados Unidos.

Ante la persecución que viven los líderes de la iglesia católica desde el año 2018, monseñor Silvio recordó que a quienes la hostigan que “la paz de Jesús sostiene a la Iglesia y la hace más fuerte que las calumnias y la persecución que se desatan contra ella”.

Lea más: Obispos de Panamá y Costa Rica se solidarizan con Monseñor Rolando Álvarez y Padre Harvy Padilla

“No tengamos miedo. La paz de Jesús sostiene a la Iglesia para que siga siendo una comunidad de hombres y mujeres fuertes, capaces de amar y de sufrir por amor. La paz de Jesús sostiene a los pastores de la Iglesia quienes, como Jesús, aún perseguidos y calumniados, siguen siendo apasionados testigos de la luz, sembradores de paz y profetas de esperanza”, añadió.

El prelado también recordó que “Jesús está con nosotros y no se cansa de susurrarnos al corazón sus palabras de fuego: “No tengan miedo a los que matan el cuerpo” (Mt 10,28); “No pierdan la paz, ni se acobarden” (Jn 14,27)”, dijo.

Sociedad de falsedades

Monseñor Silvio Báez también reprochó a quienes viven sumergidos en un mundo de falsedades, corrupción y al sometimiento de los pueblos.

“Vivimos en una sociedad llena de falsedades, en la cual a la hipocresía se le llama diplomacia; a la explotación, negocio; a la injusticia, orden establecido; a la corrupción, viveza; al sometimiento de los pueblos, soberanía nacional. Sólo el Espíritu Santo nos puede hacer caminar en la verdad, en medio de tanta mentira, enseñándonos a vivir según la palabra de Jesús”.

El religioso recordó a quienes atacan que la iglesia nunca responderá con violencia a quienes la persiguen y la difaman.

“En medio de los conflictos de la historia, la Iglesia vive de la paz de Jesús. Por eso, la Iglesia no responde nunca con odio a las agresiones que recibe, perdona a quienes la persiguen y ama a quienes la odian. Sin embargo, que no se engañen los malvados. Esta mansedumbre de la Iglesia no es debilidad, sino fortaleza. La Iglesia no vive atemorizada ni doblegada, no se arrodilla miedosa ante los poderosos, ni deja de anunciar el Evangelio de la esperanza y de la justicia por temor. Son inolvidables las palabras del Señor: “No pierdan la paz, ni se acobarden” (Jn 14,27)”, manifestó.

Lea también: Presa política Nidia Barbosa sale de UCI y es llevada directo a prisión pese a delicado estado de salud

Agregó que “los poderes de este mundo se levantan amenazantes contra la Iglesia, pero la paz de Jesús la hace fuerte. No se engañen quienes quieren acallar la voz de la Iglesia. La Iglesia no quedará vencida por las fuerzas oscuras del mal, ni por el dragón de la violencia. No cederá ante las provocaciones de los agentes malignos. No negociará la verdad, no dejará de denunciar la injusticia, ni dejará de ser humilde servidora del pueblo, consoladora de los pobres y defensora de las víctimas. No es posible acallar la verdad de Dios: “La Palabra de Dios no está encadenada” (2 Tim 2,9)”, finalizó el religioso.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ