Redacción Abierta: Peso de CxL, más discurso que realidad

Los dirigentes de CxL apelan a “pesos” partidarios para justificar que “son el mejor vehículo” para liderar una alianza electoral en las elecciones de noviembre. Pero, ¿cuál es el verdadero “peso” electoral de esta agrupación? En base a los datos de las dos únicas votaciones en las que CxL ha participado, contexto y encuestas, el equipo de Fact- Checking realizó un análisis que arroja que la afirmación de la dirigencia de CxL es falsa. En las elecciones de 2017 no pudieron si quiera colocar fiscales en todas las mesas a nivel nacional.
Redacción Abierta.

Horas antes de que Kitty Monterrey, presidenta de Ciudadanos por la Libertad (CxL), sellara con su firma la división de la oposición nicaragüense, el vicepresidente de esta organización política, Óscar Sovalbarro, aseguró que su partido tenía una masa de votantes superior a lo que hasta ahora han indicado las encuestas (3% de simpatía según CID-Gallup). “Muchos no creen que realmente somos muchos”, dijo el dirigente. “En las concentraciones que tuvimos en las últimas elecciones municipales, fuimos muchos”, afirmó este 12 de mayo en la conferencia de prensa organizada en el hotel Intercontinental Managua. 

Las palabras de Sovalbarro están en sintonía con las del aspirante presidencial Arturo Cruz, quien afirmó que CxL no necesitaría de ninguna otra fuerza política para ganar las elecciones en noviembre de 2021. ¿Qué tan fiables son estas aseveraciones? El equipo de Fact- Checking de Redacción Abierta realizó un análisis con los datos disponibles del Consejo Supremo Electoral (CSE), en base a los números de las dos únicas elecciones en las que ha participado CxL. Después de una intensa revisión y el análisis de otros informes y encuestas, podemos clasificar la afirmación de Sobalvarro como falsa

El partido Ciudadanos por la Libertad fue fundado el 15 de junio de 2016 y su personalidad jurídica como partido político fue otorgada el nueve de mayo del 2017 por el CSE. Al ser un partido prácticamente nuevo, solo ha participado en dos elecciones: en las municipales del 2017 y las regionales del 2019. Su participación en esas últimas elecciones fue cuestionada por distintos sectores de la sociedad civil porque, en medio de la represión y estado de sitio policial de Daniel Ortega, CxL se prestaba para validar otro proceso viciado.

En las elecciones del 2017 CxL ganó seis alcaldías: El Cuá, Santa María de Pantasma, San Sebastián de Yalí, San José de Bocay, Murra y El Almendro. Todas estas localidades opositoras históricas, y donde el anti sandinismo es la principal fuerza política. De forma que el “voto duro” de CxL se concentró mayoritariamente en el departamento de Jinotega.

Al realizarse un cálculo por el número de votos en las elecciones municipales 2017, encontramos que CxL apenas logró un 4% de obtención de votos. Fue la tercera fuerza política detrás del PLC, que obtuvo 16.3% de votos. 

Los datos de esta elección soportan lo dicho por el sociólogo e investigador José Rocha Gómez en el año 2017: “Ciudadanos por la Libertad (CxL) está lleno de figuras políticas sin base social. Es un partido cascarón. Pero con ayuda de los medios se colocó en tercer lugar en votos”. Por la falta de estructura y movilización, en este proceso electoral el partido de Kitty Monterrey tuvo que utilizar fiscales del PLC para conformar las mesas electorales. De hecho, en septiembre de 2017, el diario La Prensa publicó un artículo titulado: “Partidos políticos no logran conformar tendido electoral”. En la publicación, Marcia Sobalvarro, en ese entonces candidata a vicealcaldesa de Managua, reconoció que CxL no pudo completar el tendido electoral. 

                                                  

Ese año se registró la abstención de votantes más alta de los comicios municipales en las últimas dos décadas. En el año 2000 fue de 42.3%; en el 2004, 46.28%; en el 2008, 46.97%;  en el 2012, 46.67% y en 2017, 48.26%. También debemos sumar el rechazo al sistema electoral de quienes decidieron anular su voto (3.8%), para un total de 52.16%. Es decir que la mayor parte de la ciudadanía estuvo al margen del proceso electoral.

CxL no tiene entonces una base sólida de votantes. Otra prueba es el resultado de las elecciones regionales de 2019 en las que el partido obtuvo solo 4,349 votos que representaron un 4.58% en la elección.

Las piedras en el camino de CxL z

La desconfianza y la abstención son dos de los elementos que jugarán en contra de CxL en las elecciones generales de noviembre, si al final Alianza Ciudadana corre en solitario. A esto se suma el descontento de la población por la falta de unidad y las suspicacias que despiertan los grandes empresarios nicaragüenses que están aglutinados en la Alianza Cívica.

La última encuesta publicada por CID Gallup en febrero de 2021 reflejó que un 62% de la población no tiene simpatía con ningún partido político. Asimismo reveló que el 65% estaba dispuesto a votar, sí y sólo si, había “elecciones libres”. En este informe CxL, solo obtuvo un 3% de simpatía, mientras que el FSLN obtuvo un 25%. 

Respecto a los aspirantes, la población mencionó a cuatro con mayor probabilidad de ganar: Cristiana Chamorro, con un 13%; el exdirector ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), Félix Maradiaga, con 10%; el exdirector ejecutivo de la Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro, también con 10%, y el líder del Movimiento Campesino y excarcelado político, Medardo Mairena, con 7%. En la lista no figura el favorito de CxL, el catedrático Arturo Cruz. 

Es importante destacar que la encuesta de CID Gallup mostró que ha ido aumentando en la población nicaragüense una visión pesimista del futuro: el 70% siente que el país va por un rumbo equivocado. Una nueva encuesta sería determinante para conocer cuál es el porcentaje ahora que no se ha logrado la tan ansiada unidad. 

“No faltan analistas que se empeñan en comparar el posible escenario electoral de 2021 con el de 1990. Pero el escenario de hoy es totalmente distinto: además de que no estamos en una guerra civil, el posible escenario electoral de hoy es más comparable con el de 2006, cuando la división entre los liberales del PLC y los de la ALN (ancestro político de CxL) le dio el triunfo a Ortega”, dice un análisis publicado en la Revista Envío titulado “¿Logrará la mayoría social convertirse en mayoría electoral?”. 

Según datos del Grupo Pro Reforma Electoral, el padrón electoral actual global es de aproximadamente 4.9 millones de ciudadanos aptos para votar y solo 3.8 se encuentran activos.

Recibe las noticias mas importantes directo a tu celular, únete a nuestro nuevo canal en Telegram, haz clic aquí

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ