Votaciones amañadas en Nicaragua tendrán efecto devastador, advierte Crisis Group

La victoria del dictador Daniel Ortega como resultado de una elección amañada el próximo 07 de noviembre podría provocar un efecto devastador para los ciudadanos nicaragüenses al generar condiciones de inestabilidad, crisis humanitaria y emigración, señala un reciente análisis de International Crisis Group, que advierte que podrían tener una repercusión más allá de sus fronteras al sentar un “peligroso” precedente en una región que está experimentando un giro hacia un mayor autoritarismo.

Crisis Group señala que las medidas “draconianas” contra las voces disidentes, principalmente con el encarcelamiento de al menos 37 opositores de alto nivel, incluidos siete aspirantes presidenciales, y obligando a otros a exiliarse han vuelto a poner a Nicaragua en el centro de atención internacional y en el radar de la Unión Europea. 

LEER MÁS: Estados Unidos promete más "sanciones" y "aislamiento" contra la dictadura de Nicaragua

En este sentido, la organización advierte que la reciente ola de detenciones ha alimentado el descontento entre los adversarios de Ortega y puede aumentar la probabilidad de que se produzcan episodios de violencia política, que suelen aumentar en los años de elecciones.

“Con las medidas autoritarias de Ortega se corre el riesgo de avivar los agravios que están en el corazón de la irresuelta crisis del país”, indican

Crisis Group valoró algunas consecuencias que podría provocar una elección amañada que terminaría aislando aún más al gobierno, alejando más a la inversión privada y obstaculizando el acceso de Managua a préstamos multilaterales, dado que es probable que Estados Unidos, la UE y otras partes interesadas voten en contra de su desembolso.

Primero,  la combinación de estrés económico y persecución política ya están surtiendo efecto debido a que más de 16 000 nicaragüenses solicitaron cita para pedir asilo en Costa Rica entre junio y agosto, marcando el inicio de una segunda ola de migración, según un funcionario de la ONU. 

En esta segunda ola, los nicaragüenses están optando cada vez más por otros destinos, en especial EE. UU. El número de nicaragüenses detenidos en la frontera sur de EE. UU. ha aumentado drásticamente en 2021, con 43 327 detenciones hasta el momento, se prevé que la oleada de nicaragüenses hacia la frontera de EE. UU. alcance un récord para el año fiscal 2021.

Segundo, una elección fraudulenta podría tener una repercusión más allá de sus fronteras debido a que los líderes políticos en Centroamérica pueden sentirse alentados a seguir los pasos de Ortega, particularmente si EE. UU. impone pocos costos por el retroceso democrático.

En contexto, el organismo señaló la concentración de poder en El Salvador por el presidente Nayib Bukele que ha socavado la independencia judicial del país.

Ante este panorama desalentador, Crisis Group instó a la UE y a sus Estados miembros a presionar para poner fin a las detenciones masivas en curso, y que se mejore la preparación de los países vecinos para la llegada de refugiados nicaragüenses.

SEGUIR LEYENDO: Senadores de EEUU piden sancionar a Daniel Ortega, filas de Ejército de Nicaragua e IPSM

En su análisis el organismo presentó algunas acciones que podrían ayudar a resolver la crisis sociopolítica, primero, Bruselas y los Estados miembros de la UE deben trabajar con EE. UU. y los socios regionales para priorizar las exigencias que harán antes de las elecciones. 

“Continuar pidiéndole a Ortega que pare la represión contra la disidencia política, libere a los presos políticos, y permita el monitoreo de las elecciones por parte de periodistas nacionales y extranjeros y organizaciones de la sociedad civil”, señalan

En la hoja de ruta, recomiendan trabajar a través de los pocos canales diplomáticos que les quedan y con las partes a las que Managua podría ser receptiva (incluido el Vaticano y gobiernos regionales amigos como Bolivia y Perú), para convencer a Ortega de que cumplir con los mínimos estándares electorales le ayudará a restablecer las relaciones de trabajo con socios extranjeros e instituciones financieras; y advertirle que, sin mejoras en estos ámbitos, responderán con firmeza, incluso con sanciones específicas adicionales, si hay denuncias creíbles de manipulación electoral. Imponer sanciones adicionales antes de las elecciones.

“Una respuesta firme y coordinada si las elecciones (como es probable) no cumplen con los mínimos estándares internacionales. Esa respuesta debe incluir la ampliación del marco para la imposición de sanciones existente introducir medidas específicas contra personas, empresas e instituciones que contribuyeron significativamente a la represión relacionada con las elecciones”, indican 

Crisis Group llama a la UE y sus socios a calibrar las medidas que adopten para mitigar su posible impacto humanitario, por lo cual recomendaron abstenerse de expulsar a Nicaragua de los acuerdos de libre comercio, tal como el acuerdo de asociación de la UE y el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica (CAFTA), porque afectaría gravemente a la economía del país.

“Un incremento en la migración parece inevitable, los donantes también deben aumentar su asistencia financiera y técnica, como la asesoría legal para los migrantes y la ayuda humanitaria a refugios en los países vecinos y organizaciones de la sociedad civil, así como a las agencias multilaterales que apoyan a las autoridades migratorias y a los migrantes y refugiados nicaragüenses”, recomiendan

Adicionalmente, Bruselas y los Estados miembros deben explorar con la OEA la posibilidad de iniciar el proceso para la suspensión temporal de Nicaragua del sistema interamericano si se da la interrupción del orden democrático del país por parte de Ortega.

Al mismo tiempo, la UE, EE. UU. y los países de la OEA deben elaborar una hoja de ruta sobre cómo Ortega puede revitalizar las relaciones diplomáticas en declive, incluida una eventual reintegración al sistema interamericano (en caso de que Nicaragua sea suspendida) y el levantamiento de sanciones. 

LEER MÁS: Expresidente Óscar Arias asegura que "Nicaragua es una dictadura en todas sus dimensiones"

En cuanto a futuras negociaciones entre el gobierno y la oposición, “estas deben tener como objetivo no solo enfrentar la emergencia humanitaria del país y lograr reformas electorales, sino también forjar un acuerdo de convivencia política que les permita a las dos partes comenzar a superar su enemistad”

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ