Borrón y cuentas nuevas es apostar a la impunidad, dicen defensores nicaragüenses

Gonzalo Carrión, abogado y defensor del colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, expresa que la brutal represión y los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen de Ortega han sido además de sostenidos, negados.
EFE

Aislado y con la ausencia de los líderes de la región, Daniel Ortega asume la presidencia de Nicaragua para su quinto mandato, autodenominándose defensor de derechos humanos y proponiendo “borrón y cuenta nueva” para continuar su gestión como antes de abril del 2018.

Gonzalo Carrión, abogado y defensor del colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, expresa que la brutal represión y los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen de Ortega han sido además de sostenidos, negados.

Lea: Rosario Murillo lució nerviosa y alterada durante toma de posesión

“Ese borrón y cuenta nueva es parte de la historia de nuestro país, es decir cometer las peores atrocidades contra todo un pueblo y apostar a la impunidad”, asegura.

En este punto, Carrión señala que el régimen Ortega Murillo conoce su responsabilidad y sabe que el pueblo no olvida.

“Creo que el mensaje nos indica que el pueblo ha estado en la línea correcta, además de aspirar a la libertad y acabar con la dictadura”, agrega.

El defensor concluye que si Ortega y Murillo hablan de “perdón y olvido” es porque están desesperado.

Para Jesús Tefel, miembro de la Unión Azul y Blanco (Unab), el supuesto borrón y cuenta nueva expresado durante su juramentación por Daniel Ortega, la noche de este lunes 10 de enero, lo interpreta como un mensaje para sus bases al reafirmarle que con la potencia china va a instalar un nuevo modelo económico.

Lea más: Daniel Ortega y Rosario Murillo toman posesión "borrón y cuentas nuevas" dice dictador

“China no representa un cambio revolucionario en nuestra matriz económica porque nuestro principal socioeconómico donde nosotros exportamos es Estados Unidos y China no lo puede sustituir por razones geográficas”.

A criterio de Tefel, comercialmente hablando Nicaragua no le conviene a China por razones geográficas y es preferibles que opten por comercializar con países más cercanos.

Aunque Daniel Ortega evitó aclarar si el “borrón y cuenta nueva” propuesto durante su primer discurso incluye a los más de 170 presos políticos nicaragüenses, la activista política María Hayde Castillo lo interpreta como un “anzuelo”.

“Para ver quien lo muerde, preparando condiciones para un posible diálogo y en la búsqueda desesperada de la legitimidad perdida”.

Castillo analiza que en el mensaje de Ortega quiere enmascarar y justificar su criminalidad contra una rebelión ciudadana manipulando y dando entender que fue organizada por “el imperialismo” norteamericano. 

Para explicarlo mejor, Hayde Castillo retomó las palabras de Daniel Ortega: “Nosotros los nicaragüenses no somos enemigos de Estados Unidos” y las interpretó como un mensaje para ablandar y abrir espacios a un posible diálogo. 

Lea también: Nicaragua y China firman un acuerdo de consultas políticas

La poca asistencia de los líderes de la región fue visible, entre los pocos jefes de estados que le acompañaron en el evento, estaban el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, por Venezuela, Nicolás Maduro y el saliente presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

De la misma manera, entre los invitados especiales se observó a los expresidentes y prófugos de El Salvador, Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén. También el exmandatario guatemalteco Vinicio Cerezo.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ