Rosario Murillo arremete contra Iglesia Católica, acusa a sacerdotes de promover “crímenes de lesa humanidad”

En su acostumbrado discurso a medios oficialistas, Rosario Murillo estalló contra los obispos de Nicaragua, quienes constantemente defienden los Derechos Humanos de los nicaragüenses.
Rosario Murillo, vice dictadora de Nicaragua sancionada p...
EFE

La vicedictadora de Nicaragua, Rosario Murillo Zambrana acusó a los sacerdotes y obispos del país de “promover crímenes de lesa humanidad”. Las palabras de odio de la vocera gubernamental estuvieron enmarcadas en el marco del aniversario del 18 de abril, fecha en que los nicaragüenses alzaron la voz contra las reformas al Seguro Social, que obligan a los cotizantes a pagar más dinero.

En su acostumbrado discurso a medios oficialistas, Rosario Murillo estalló contra los obispos de Nicaragua, quienes constantemente defienden los Derechos Humanos de los nicaragüenses.

Lea: Sandinistas arremeten contra militante que solicitó permiso para salir de Nicaragua

“Que orgullosos nos sentimos de estar viviendo este abril de 2022, consolidando paz y bien, abril en paz, abril en valores de familia y comunidad, estudiando, avanzando y prosperando”, dijo Murillo en alusión a las publicaciones de los nicaragüenses, quienes en redes sociales han posteado su saludo a revolución de abril de 2018.

“Cualquier acción de perversión aquí no pasará, lo vinimos, incrédulo, cuando veíamos al terrorismo desatado que hemos acusado y que hemos venido acusando, terrorista, los acusamos y cuando decimos los acusamos, estamos señalando a los que sembraron el odio, a los que sembraron terror, incendio destrucción, torturas, recordemos los videos que ellos subían a las páginas”, expresó Rosario Murillo con tono molesto.

“Como hubo voces de quienes se llamaban pastores, que mandaban a echar a los escusados, así decían, a los policías que estaban quemando vivos, cómo vamos a olvidar eso, cómo vamos a perdonar eso, ni perdón ni olvido para los masacradores de la paz, la concordia, de la vida tranquila y del pueblo, ni perdón ni olvido, esa es la verdad”, sentenció Murillo, lo que es interpretado por los nicaragüenses como sinónimo de “mayor represión”.

Lea más: Daniel Ortega cancela a Francisco Campbell Hooker y nombra a Orlando Tardencilla embajador en la OEA

“Por eso decimos con toda la fortaleza de nuestra alma, nunca más. Yo acuso, nosotros acusamos, vos acusas, todos acusamos a los terroristas cómplices del terrorismo yanque, cómplices locales y protagonistas, terroristas ellos mismos por ese odio que han cargado en el alma, como envenena el odio, y como envenena el corazón amargado, la amargura, como envenena la envidia, como envenena la ambición, como pervierte corazones”, añadió Murillo.

Rosario Murillo, también arremetió contra los obispos Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua o monseñor Rolando Álvarez, de la diócesis de Matagalpa, por alzar la voz y denunciar las violaciones de Derechos Humanos cometidos por el régimen Ortega-Murillo.

Lea también: ¿Qué postura esperar del gobierno de Rodrigo Chaves de Costa Rica respecto a Nicaragua?

“Y cómo, increíblemente se supone que deben contribuir al bien común, doctrinas sociales, al bien común, a la paz, a la tranquilidad, levantaron sus pies, sus manos y sus voces para promover crímenes de lesa humanidad en nuestro país”, acusó la sancionada vicepresidenta de Nicaragua.

“Por eso decimos, yo acuso, vos acusas, nosotros acusamos a todos los que contribuyeron a esa explosión infernal, malévola, maligna que nunca más se dará porque si hay algo que cuidamos con celos es la paz y un derecho y un deber cuidar la paz”, amenazó la sancionada Murillo.

“En el mundo entero, tan lleno de conflicto y contradicciones de desafiar la paz, en nuestra Nicaragua tenemos el deber de custodiar la paz”, finalizó Murillo al mismo tiempo que añadió que “lacayismo nunca más”.

Además: Migrante nicaragüense cruza el río Bravo y pide ser filmado para tranquilizar a su familia

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) definen el “lacayismo” como “servil” y “rastrero”. El discurso de la vicedictadora estuvo enfilado a ofender a la oposición nicaragüense, cuyos dirigentes han pedido sanciones a los funcionarios públicos de Nicaragua por ser responsables de las violaciones a los Derechos Humanos de los nicaragüenses, principalmente por visibilizar el maltrato hacia los presos políticos de la dictadura.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ