Noticias NicaraguaPolítica“Daniel Ortega está preso en una celda de aislamiento”, dice Arturo McFields

“Daniel Ortega está preso en una celda de aislamiento”, dice Arturo McFields

En su valiosa opinión, Arturo McFields recuerda que este mes de junio, los más de 188 presos políticos cumplen un año tras los barrotes de El Chipote.
Consejo de Comunicación y Ciudadanía

Arturo McFields, exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), en su artículo de opinión, publicada en Infobae, dijo que el dictador Daniel Ortega, quien usurpa la presidencia del país, se encuentra “preso y aislado”.

En su valiosa opinión, Arturo McFields recuerda que este mes de junio, los más de 188 presos políticos cumplen un año tras los barrotes de El Chipote, un centro de torturas sicológicas contra los opositores.

Lea: Reportan segundo muerto por deslizamiento de tierra en Nicaragua

“Los carceleros de este centro de suplicios son dos: Daniel Ortega y Rosario Murillo, ellos juzgan y condenan, en secreto y a su antojo a todos los que les adversan o intentan hacerlo”, escribió McFields.

Tras los errores políticos que cada vez aíslan a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, el exembajador detalló que la pareja dictatorial vive en una celda de aislamiento.

“Ortega, y también Murillo, viven aislados en una celda de oro en el Carmen. Seis meses después de su risueña y ridícula toma de posesión, nadie los visita y ellos tampoco visitan a nadie. Ni un solo Presidente de las Américas ha llegado al Carmen a verlos, ni uno solo. Ni siquiera el Mariachi de las dictaduras, Andrés Manuel López Obrador o el milonguero chavista, Alberto Fernández, se han atrevido a caer tan bajo”, dice el exdiplomático en su artículo.

Lea más: Mujer da a luz sin asistencia médica en playa de Nicaragua

Para el exembajador que denunció a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ante una sesión del Consejo Permanente de la OEA, dijo que lo de Ortega y Murillo es “un aislamiento autoinfligido. Es difícil poder tener comunión con un Jefe de Estado que ha perdido la vergüenza y que no sabe dónde los diablos la dejó”, escribió.

“El matrimonio que desgobierna Nicaragua, al estilo House of Cards, ha superado a la imaginación de David Fincher o el realismo mágico de Gabo. Aquí ellos confiscan, encarcelan, vigilan y hostigan a líderes estudiantiles, periodistas, campesinos, ancianos, defensores de derechos e incluso sacerdotes. Nada los perturba y nada les quita el sueño, salvo su constante temor a salir del país y ser pillados en algún aeropuerto internacional por no haber reportado en aduana 355 asesinatos y otros crímenes de lesa humanidad”, agrega el escrito.

Ni el ALBA los salva

Arturo McFields explicó que tras la exclusión del dictador Daniel Ortega de la IX Cumbre de las Américas, por parte del gobierno de Estados Unidos, “el aislamiento del Carmen no lo rompe ni el ALBA”.

“La semana pasada Ortega le juró a Raúl Castro, perdón a Díaz Canel, que iría a la Cumbre del ALBA en la Habana y que se sentaría al lado de Maduro y repetirían juntos hasta el cansancio el credo zurdo contra el imperio, el bloqueo y la autodeterminación de los pueblos. Ortega no cumplió. Sabía que la reunión del ALBA tenía dos objetivos: rechazar la supuesta exclusión de la Cumbre de las Américas y endulzarle los oídos para aceptar negociar con los gringos, al igual que ya lo habían hecho Maduro y Canel, logrando suavizar las efectivas y dolorosas sanciones establecidas por la Administración Trump”, afirma.

Pleitos en la familia Ortega Murillo

El exdiplomático señaló que a lo interno de la familia Ortega-Murillo, los hijos de la pareja dictatorial se pelean entre ellos para ver quien se queda con la sucesión dinástica.

“Presos del temor, la avaricia y las intrigas. Los miembros de la familia se pelean día y noche por ser los próximos sucesores al trono, mientras los funcionarios públicos son vistos como sospechosos, espías o competencia desleal. Ante estos temores y paranoias sin cura, han incrementado el número de su policía secreta en las calles y de sus funcionarios orejas en todas las instituciones públicas, incluyendo el Ejército”, afirma.

Lea también: Organizaciones opositoras condenan detención del sacerdote Manuel Salvador García

El exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos detalló que “los presos políticos serán libres, más temprano que tarde. Tras un año de sufrimiento, aislamiento y tortura, ya no queda autoridad moral ni jurídica para que estos 180 valientes sigan en las ergástulas de El Chipote. Los mismos que dictan sentencias telefónicas desde el Carmen y quienes las imparten desde el Chipote, no pueden dormir tranquilos ni acallar su escandaloso reclamo moral. Las terapias psicológicas no ayudan, los opioides no son suficientemente fuertes e incluso el yoga no les permite decir namasté”, finalizó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ