Noticias NicaraguaPolíticaRégimen dice en ONU que protegen a Vilma Núñez, la defensora los desmiente

Régimen dice en ONU que protegen a Vilma Núñez, la defensora los desmiente

El régimen sostiene que la defensora “jamás ha sufrido algún ataque a su vida, integridad física o sus bienes”. Le cancelaron el Cenidh, ha sido agredida por turbas y tendría prohibido salir del país
vila nunez agredida por policias
Vila Núñez de Escorcia, presidenta del Cenidh.
La Prensa

La dictadura de Daniel Ortega aseguró a la ONU que en Nicaragua “no existe ninguna política gubernamental de perseguir, amenazar, hostigar o asesinar a defensores de derechos humanos” y puso como “ejemplo” a Vilma Núñez, la veterana defensora y presidenta del cancelado Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

“Vilma Núñez de Escorcia, está bajo la protección de medidas cautelares desde el año 2008, y jamás ha sufrido algún ataque a su vida, integridad física o sus bienes”, indicó el régimen en un informe enviado a la ONU en mayo de 2019 y publicado este jueves en el marco del 74 periodo de sesiones del Comité contra la Tortura.

Sobre las medidas cautelares para los defensores otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, entre 2008 y 2018 el régimen fue notificado sobre la adopción de medidas para 27 personas.  

Lea: Régimen de Daniel Ortega niega a la ONU prácticas de tortura y malos tratos

Las autoridades sostienen que “el Estado ha brindado y brinda protección de manera efectiva a las personas beneficiadas con estas medidas”.  

Vilma Núñez rechaza la versión de la dictadura y recuerda que fue beneficiaria de esas medidas en 2008 cuando su casa fue agredida y empezó a ser objeto de represión y agresión de parte de esta administración.

“Esa afirmación es completamente inexacta porque (el Estado) no puede decir unilateralmente que protege, tiene que haber concertación con la persona. O sea, tendrían que haberlas acordado conmigo y esa situación jamás se dio”, reaccionó Vilma Núñez consultada por DESPACHO 505.

Estas afirmaciones además han sido desestimadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que ha otorgado medidas cautelares a Núñez y todos los miembros del CENIDH, que actualmente trabajan desde la clandestinidad. 

“La Policía no me persigue, pero la peor agresión que mantiene el régimen es una campaña de descalificación imputándome cualquier cantidad de afirmaciones como agente de la CIA, del imperialismo, que he participado en golpe de Estado… La existencia de medidas provisionales por parte de la Corte echa por tierra las afirmaciones en este informe”, agrega la presidente del Cenidh.  

Esa campaña permanente de señalamientos infundados, según la defensora, aunque la Policía no la persigue “al menos uniformada”, la expone a la reacción de fanáticos que “me pueden hacer cualquier cosa en cualquier momento. Me siento en riesgo”.  

En diferentes manifestaciones también se ha visto cómo Núñez es empujada por antimotines, asediada por turbas orteguistas y tendría retención migratoria. «Me siento presa dentro de Nicaragua», ha dicho en otras entrevistas.

Una defensora y decenas en el exilio  

El régimen insistió en que ha garantizado la promoción y defensa de los derechos humanos de los nicaragüenses, y” durante el período 2008-2018 los defensores de derechos humanos han realizado su labor sin ninguna limitación, visitando las instituciones del Estado en donde se les ha atendido acorde a su condición”. 

Pero en la práctica la dictadura ha ejecutado una política de exterminio contra las organizaciones de derechos humanos. Inició en diciembre de 2018 cuando la Asamblea Nacional canceló la personería jurídica del Cenidh; le siguió la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (ANPDH), en febrero de este año; y la última que quedaba, la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), fue cancelada en abril. 

La defensora de derechos humanos María Oviedo, de la CPDH, continúa siendo presa política de la dictadura. Este año fue condenada y sentenciada a ocho años de prisión por los supuestos delitos de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional” y “propagación de noticias falsas”. 

Sigue mintiendo

La dictadura agrega que tampoco ha impedido o impide de alguna manera la labor de defender derechos, «aún en el difícil contexto provocado por el intento fallido de golpe de Estado que le ha tocado vivir a nuestro pueblo a partir de los hechos de violencia ocurridos en abril de 2018”. 

Pero las acciones ejecutadas, principalmente desde 2018, demuestran lo contrario. “La sistemática política de represión contra cualquier voz disidente es el más claro ejemplo de sus mentiras”, dice una defensora que permanece en Nicaragua.  

Cenidh: Estado incumple sentencia de la Corte-IDH 

El Cenidh explica los defensores de derechos humanos han sido fuertemente estigmatizadas y atacadas en medios de comunicación oficialistas y en redes sociales, como “golpistas”, y “terroristas”, y “agentes de la CIA y del imperialismo yanqui”. Estos señalamientos han sido hechos en todo momento con la tolerancia y aquiescencia del Estado. 

“Toda la estrategia desarrollada por el régimen es dirigida a silenciar y criminalizar las voces críticas, a las organizaciones de la sociedad civil, a los medios de comunicación independientes, acentuando el hostigamiento y la intimidación hacia las defensoras y los defensores de derechos humanos, con un marcado interés de atacar y acosar a quienes defienden los derechos de las y los prisioneros políticos”, reiteran.   

Lea más: Susana López: cuatro años de luto por asesinato de su hijo Gerald Vásquez

Finalmente, recuerdan los periódicos ataques a la organización, motivaron a la CIDH solicitar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos la adopción de Medidas Provisionales que fueron otorgadas el 14 de octubre de 2019 a favor de los defensores del Cenidh y la CPDH. “El Estado ha mantenido una posición de rechazo a la resolución emitida por la Corte”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ