Estadounidenses que apoyaron revolución sandinista, indignados por abusos de poder de Daniel Ortega y Murillo

Ex simpatizantes sandinistas de EEUU indignadas e indignados por los abusos de poder de Ortega-Murillo

Más de 500 estadounidenses que apoyaron a la revolución Sandinista en Nicaragua durante la década de los '80s hoy emitieron una "carta abierta" en la que denuncian al presidente Daniel Ortega y a su esposa, la vicepresidenta. Rosario Murillo por la creciente represión política y violencia de su gobierno. Entre los firmantes están alguna gente conocida como las autoras Margaret Randall y Alice Walker, el activista y denunciante de los Papeles del Pentágono Daniel Ellsberg, la cantautora Holly Near, y el profesor Noam Chomsky.

“Desde hace rato hemos estado consternados por los ataques contra organizaciones de mujeres, periodistas independientes y ambientalistas y comunidades indígenas que se oponían a la construcción del canal interoceánico propuesto. Controlando todas las ramas del gobierno, el régimen ha politizado totalmente las instituciones públicas y socavado cualquier sentido del estado de derecho”, escriben los activistas solidarios que vivieron y trabajaron en la Nicaragua sandinista como personal de la salud, maestros, artistas y voluntarios.

LEER MÁS: Rosario Murillo arremete contra Canadá por tumbas en internados

La carta describe al gobierno de Ortega-Murillo como "una dinastía familiar autocrática empecinada en mantenerse en el poder por encima de todo".

"Fui a Nicaragua cuando era una joven comprometida con la justicia y la democracia y en oposición a los esfuerzos de mi propio gobierno para derrocar una revolución popular", dijo Mary Ellsberg, directora del Instituto Global de Mujeres de la Universidad George Washington y profesora de Salud Global y Asuntos Internacionales. Ella vivió en Nicaragua durante 18 años trabajando en programas comunitarios de salud y derechos de las mujeres. “Es desgarrador ver al gobierno de Ortega-Murillo arrestar a amigos y colegas para aplastar la disidencia”, agregó Ellsberg.

“Lo que están perpetrando en Nicaragua los criminales Ortega y Murillo va en contra de todos los sueños que tuvimos en la década de 1980”, dijo Margaret Randall, autora de varios libros sobre Nicaragua, entre ellos Las HIjas de Sandino. “El dúo está loco por el poder y es cruel. Han usurpado el poder, secuestrado, encarcelado y torturado a quienes se les oponen y reprimido a los manifestantes en general ".

Las y los firmantes de la carta afirman que “el gobierno de Ortega-Murillo traiciona la memoria de decenas de miles de nicaragüenses que murieron por una Nicaragua democrática”.

SEGUIR LEYENDO: Eurodiputada Soraya Rodríguez: "no vamos a blanquear un fraude electoral" en Nicaragua

"La comunidad internacional debe responsabilizar a Ortega por estas detenciones ilegales y otras violaciones atroces de los derechos humanos, para evitar que se erosionen aún más las instituciones democráticas de Nicaragua", dijo Beth Stephens, profesora distinguida de derecho en la Facultad de Derecho de Rutgers, quien trabajó con Dra. Vilma Núñez en la defensa de los derechos humanos en Nicaragua en la década de 1980. "La impunidad sólo llevará a la pareja gobernante a incrementar su autoritarismo".

La carta de activistas de solidaridad estadounidense es parte de una creciente protesta internacional de activistas de derechos humanos contra los abusos en Nicaragua. Por ejemplo, más de 770 profesores universitarios de todo el mundo firmaron su propia carta, y hay otras de activistas de la solidaridad en Europa, Canadá y América Latina.

LEER MÁS: Parlamento Europeo sesiona el próximo martes, alistan resolución de condena a Daniel Ortega por desatar ola de terror

Cabe destacar que más de 25 firmantes estadounidenses lo hicieron de forma anónima porque temían represalias contra sus familiares en Nicaragua, contra ellos mismos o contra las organizaciones a las que están afiliados que trabajan en el país. Igualmente, una buena parte de firmantes decidieron referir las iniciativas, lugares y periodos en los que estuvieron en Nicaragua.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ