Interferón desaparece del algoritmo de tratamientos del MINSA en Nicaragua

LA PRENSA

Luego que la dictadura de Daniel Ortega promocionará a través del Ministerio de Salud el “interferón”, como la cura contra el COVID-19 en Nicaragua; extrañamente el Minsa sandinista eliminó de su último protocolo de atención a pacientes el medicamento dado que no aparece en ninguno de los tratamientos. 

El neumólogo nicaragüense Jorge Cuadra informó a Fabián Medina corresponsal de Infobae en Managua que “El Minsa ha ido actualizando lo que ellos llaman su algoritmo de tratamiento. El primer algoritmo que publicó recomienda el Interferón Beta-1B para los casos graves y me llamó la atención que el último algoritmo, que es un poco más complicado porque da muchas medicinas, ya no pone el interferón. Hay como una modificación a sus propias pautas”, precisa el médico.

Leer más: Observatorio Ciudadano registra más de mil muertes asociadas al COVID-19 en Nicaragua

El especialista en la salud considera que el interferón desapareció cuando la curva de contagio y muertes por COVID-19 comenzaron a aumentar drásticamente después de semana santa.  

“No está incluido en ningún protocolo internacional. Más bien se desaconseja su uso, excepto si se hace en ensayos clínicos. No es un medicamento que, dentro de las opciones, venga a generar muchas expectativas”, advierte el neumólogo nicaragüense. Hasta el momento la Organización Mundial de la Salud no ha recomendado el uso del “interferón” en pacientes con Covid-19.

En mayo, el régimen sandinista  a través del “Programa de Emergencia Prevención y Contención del Covid-19 en Nicaragua” destinó 5.9 millones de dólares para la compra de 49,715 inyecciones de Interferón Beta 2B, así como 900 mil dólares para la adquisición de 40 ventiladores mecánicos universales, sin embargo no se contempló la compra de equipo de protección que el personal de salud. Esta partida presupuestaria fue financiada por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por un monto de 11.7 millones de dólares, que en un primer momento habían sido destinados para otro propósito.

Leer más: Epidemiólogo Álvaro Ramírez avizora que aumentarán muertes por COVID-19 en Nicaragua

Mientras tanto, el infectólogo nicaragüense Carlos Quant, quien trabajó por más de 20 años en el hospital público Roberto Calderón aseguró a Infobae que “No sé de dónde sacaron esas conclusiones maravillosas. Yo creo que los intereses son de otra naturaleza, más comerciales, y no médicos. Venir y hacerlo aparecer como que es la panacea o la solución al coronavirus está muy lejos de la realidad”, respecto al uso del interferón.

Antes de su despido, el médico le confirmó a Infobae que el interferón desapareció de los inventarios de los hospitales como donde él trabajaba hasta hace unos días. El especialista sostiene que no hay ningún tratamiento eficaz contra el COVID-19 y todos los tratamientos que se usan son con fines compasivos.

Leer más: Asociaciones y Unidad médica nicaragüense condenan despido del infectólogo Carlos Quant

Hasta el martes pasado, el Ministerio de salud registraba 1,118 casos confirmados de COVID-19 y 46 muertos por esta causa, sin embargo el número de muertes puede ser mayor, debido a que el minsa informó que “se presentaron otros fallecimientos en personas que han estado en seguimiento, debido a tromboembolismo pulmonar, diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonías bacterianas”, sin precisar el número de decesos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ