Amigos y familiares lamentan muerte de Scarleth Flores, expresentadora de televisión en Nicaragua

La muerte de Scarleth Flores ha causado conmoción en el departamento de Chontales. Su familia exige a las autoridades policiales que investiguen el suicidio porque días antes había denunciado el robo de su teléfono móvil.
Scarleth Flores Montoya tenía 28 años de edad.
Cortesía

La familia de Scarleth Flores Montoya aún llora su muerte. El estrés, la depresión y la ansiedad de saber que le habían robado su teléfono móvil fueron el detonante para que la guapa expresentadora de televisión acabara con su vida.

Antes de su deceso, Flores Montoya denunció ante las autoridades de la Policía de Chontales y medios de comunicación a Hatzen Buitrago González, conocido como “El loco Hatzen”, quien es originario de Masaya por el robo de su teléfono móvil y dinero en efectivo. 

Lea: Estados Unidos niega intervenir en los asuntos internos de Nicaragua

Hace un par de años, Flores Montoya dejó la pantalla chica para emprender en el municipio de Santo Domingo, en Chontales. Con el paso del tiempo, su carisma y la forma de hacer negocio, hicieron que la pequeña tienda que había iniciado en línea, tuviera su propio local, desde donde empleó a otra joven.

Antes de su fallecimiento, la joven de 28 años conversó con 100% Noticias, en donde compartió el éxito que había logrado con su tienda “Toque Coqueto de Ángel”, ubicada en el municipio de Santo Tomás, en Chontales.

“Desde muy chavala me ha gustado ganarme mi propio dinero, a los 16 años me fui a vivir y estudiar a Managua. Trabajé en diferentes empresas como modelo de Flor de Caña, Ejecutiva de Ventas en Tv Códice Sky, en Excel Automotriz como encargada de sala de ventas, también laboré en Cargil y en Canal 10 como presentadora del noticiero fin de semana”, compartió Scarleth en su momento.

Lea más: "Miguel Mora sigue resistiendo con mucha fuerza y fe", asegura su esposa

“Mi emprendimiento comenzó hace más de un año en línea y ahora tengo un espacio físico donde logré dar empleo. Soy mi propia jefa, mamá de una niña de 8 años y con orgullo digo que soy madre soltera”, dijo con su peculiar carisma.

Scarleth Flores era una mujer de sonrisa fácil, alta, pelo liso, alta y de tez blanca. Todas las semanas viajaba a Managua para comprar la mercadería que comercializaba en su tienda, la que rápidamente se convirtió en una referencia en el municipio por la variedad de productos que ofrecía para el cuido de la mujer.

“La periodista” –a como la llamaban sus vecinos-  siempre mostró su amor por los más necesitados y sus obras de caridad estaba el ayudar a quienes acudían a ella en busca de una  mano amiga.

“Me gusta mucho ayudar a las demás personas a la medida de mis posibilidades, especialmente a niños y ancianos. Me gusta todo lo que tiene que ver con servicios sociales de mi comunidad”, compartió la talentosa joven.

Redes sociales para buen uso

Si de algo estaba segura Scarleth, es que el buen uso de las redes sociales le generaba ganancia. Nunca se negó a vender por medio de Facebook u otras redes.

“Siento que las redes sociales tienen un fuerte impacto si las usamos de forma correcta y positivas para atraer buenos resultados”, expresó en su momento.

Lea también: Policía incauta más de cuatro millones de dólares en cocaína en Madriz

“Mi negocio fue con el enfoque hacia la mujer para que sienta en confianza y seguridad con mis productos. Mis productos les dan excelentes resultados a precios justos. Mi línea  de venta son productos contra las manchas en la piel, estrías, vendo cremas aclaradoras, tratamientos para acné, exfoliantes, cosméticos, ropa interior, ropa nacional y de marca, calzados, accesorios. Gracias a Dios he tenido buena aceptación”, compartió la joven, quien deja a una niña en la orfandad.

Uno de los sueños de Scarleth Flores era crear su propia fundación para poder ayudar a los niños y ancianos desamparados de su municipio.

Suicidio debe ser investigado

La socióloga Marycé Mejía, del Enlace Nacional de la Red de Mujeres Contra la Violencia, lamentó el deceso de Scarleth y al mismo tiempo explicó que el suicidio pudo ser inducido por lo que tiene que ser investigado por los agentes de la Sancionada Policía.

“Desde el punto de socióloga y feminista, podrían darse varias lecturas o análisis. En primer lugar hubo violencia sicológica manifestada en chantajes, manipulación, extorsión y lo segundo es la falta de apoyo de las instituciones”, expresó a 100% Noticias.

“El otro punto es la falta de apoyo en las autoridades de las instituciones del Estado que están para garantizar la seguridad y protección de las víctimas y deterioro de la salud mental. La desesperación absoluta la llevó a tomar la decisión del suicidio”, lamenta Marycé Mejía.

Mejía recordó que “en el caso de Scarleth, ella buscó apoyo, puso denuncia y visibilizo su situación en varios medios de comunicación y nadie le dio respuesta”, explicó la socióloga.

Marycé, quien también es feminista, explicó que muchas mujeres, al no tener apoyo, toman la mala decisión de suicidarse “porque lo ven como un escape o una salida al no tener apoyo de nadie ante una situación terrible”, expresó.

Puede interesarle: Nicaragüense muere ahogado en el río Bravo al intentar llegar a EEUU

“Esta situación tiene un nombre y se llama suicidio femicida. La mayoría de las mujeres que se suicidan muy en el fondo la razón principal es la violencia machista que es muy diferente al suicidio general”, aclaró la socióloga.

Ante las especulaciones en redes sociales sobre la posible depresión que llevó a Scarleth a acabar con su vida, Marycé Mejía explicó que de momento no hay evidencias que demuestren que la infortunada padecía este trastorno.

“No hay evidencias de tratamientos o síntomas de depresión, estábamos viendo una mujer emprendedora, presentadora de noticias, físicamente saludable, con una familia y una posición económica quizás estable. Era una mujer llena de vida, pero quizás la violencia fue tan extrema que ella acabo con su vida”, finalizó la socióloga.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ